Los contaminantes hormonales amenazan la biodiversidad marina

Delfín varado en la costa de Inglaterra

Delfín varado en la costa de Inglaterra

En el mar, delfines, peces y moluscos sucumben a los efectos de estos tóxicos silenciosos que, poco a poco, acaban con la biodiversidad. 

Los contaminantes hormonales o disruptores endocrinos, son un tipo de contaminantes que actúan como hormonas y “engañan” al sistema hormonal, encargado de coordinar la reproducción, el desarrollo o el metabolismo de la fauna acuática. La consecuencia es la reducción en la tasa de reproducción de las diferentes especies, lo que pone en peligro su supervivencia y genera, a largo plazo, pérdida de biodiversidad.

El 20% de las hembras de marsopa común sufrieron abortos

Según un estudio de la Sociedad Zoológica de Londres, la exposición a PCBs (policlorobifenilos), utilizados en transformadores eléctricos, debilita el sistema inmune y reduce la fertilidad de los mamíferos marinos. Los datos son preocupantes: casi el 20% de las hembras de marsopa común sufrieron abortos y muerte fetal, un 16,5% tuvieron infecciones o  tumores de los órganos reproductivos y ratios de embarazo más bajos en las zonas más contaminadas por este tipo de contaminantes hormonales.  Por desgracia, hoy en día ningún mar se libra de contaminación por PCBs y, aunque su uso se haya prohibido desde hace años, el estudio descubrió una concentración moderadamente alta en los tejidos de los animales, que se mantiene a lo largo de la vida del animal.

Feminización de los peces

En los peces se ha observado un aumento de la feminización, o adquisición de caracteres femeninos por parte de peces macho, intersex, aumento del ratio de hembras frente a machos, anomalías tiroideas y cambios en el comportamiento sexual por efecto de exposición a contaminantes hormonales. De nuevo, la consecuencia es la reducción en la reproducción y a la larga, en el número de individuos de cada especie.

Y todo esto ocurre en nuestras costas: un estudio de la Universidad del País Vasco ha detectado la feminización de los peces en los estuarios de las costas vascas, algo que no es de extrañar ya que de los ríos, lagos y costas de la Península están cinco veces más contaminados que la media europea, según los datos presentados por el Comité de Evaluación de Riesgos de la Agencia de Sustancias Químicas (RAC).

Los contaminantes hormonales también afectan a moluscos, insectos y crustáceos

Los contaminantes hormonales reducen la fertilidad los invertebrados acuáticos. Además, son habituales los casos de imposex, es decir, hembras con órganos reproductores masculinos, afectan al desarrollo de huevos y larvas, a la muda y al propio comportamiento de los individuos.

En España se han desarrollado numerosas investigaciones que demuestran los efectos de contaminantes hormonales en moluscos y otros invertebrados marinos, como la desarrollada por el Centro Superior de Investigaciones Científicas en aguas del Mediterráneo, que detectó numerosos casos de imposex en caracoles la especie Bolinus brandaris o cañadilla.

A los humanos también nos afectan los contaminantes hormonales

Según la Organización Mundial de la Salud, en su informe sobre disruptores endocrinos del 2012, los contaminantes hormonales actúan de forma muy similar en diferentes especies de vertebrados. Por lo tanto, los efectos que sufre la fauna salvaje pueden ocurrir también en humanos, siendo mayores los efectos si la exposición se produce en las primeras etapas de desarrollo.

Ante esta situación, podemos actuar sobre las principales fuentes de contaminantes hormonales de los ecosistemas acuáticos: reducir el uso de detergentes contaminantes, eliminar los pesticidas con efecto sobre el sistema hormonal, como el glifosato y, como vimos en un post anterior, evitar las toneladas de plástico que contaminan los océanos, los productos de limpieza convencionales y las fibras de la ropa sintética. 

Además, la Comisión presentará a votación su propuesta para regular los contaminantes hormonales este otoño. Esta propuesta dejará sin regular la mayoría de los contaminantes hormonales por lo que debemos presionar para conseguir que la propuesta de la Comisión no salga adelante y para eso, ¡contamos con tod@s vosotr@s en septiembre!

Microplásticos: un peligro para la vida marina y humana

Los microplásticos de ciertos cosméticos, como cremas exfoliantes y de la ropa sintética, contaminan los océanos e introducen contaminantes hormonales en la cadena alimentaria marina.

Un estudio de la Universidad de Melbourne muestra que los microplásticos pueden ser un vector de contaminación química de la cadena alimentaria que aumenta la exposición humana a contaminantes hormonales como los PDBE (polibromodifenil éteres), cuya exposición se relaciona con problemas en la glándula tiroides.   

seafood

Imagen del estudio de la U. de Melbourne. Los PBDE se concentran en los microplásticos y se transfieren al zooplancton

Los contaminantes se adsorben en las partículas de microplástico. Los pequeños organismos de zooplancton ingieren los microplásticos al confundirlos con comida. Pero junto con los microplásticos, introducen y transfieren a sus organismos una mayor cantidad de contaminantes hormonales como los PBDE. El zooplancton se encuentra casi en la base de la cadena alimentaria marina, por lo que multitud de especies se alimentan de ellos, aumentando el riesgo de que los contaminantes lleguen hasta el ser humano.

Los microplásticos son pequeñas partículas de plástico de menos de 5 milímetros que contaminan los océanos de todo el planeta. Fueron investigados por primera vez en 2004 por un equipo de la Universidad de Plymouth, que demostró que los microplásticos contaminan todos los océanos, hasta entornos aislados, como las aguas del Ártico.

Los microplásticos tienen estos orígenes principales:

En primer lugar, los productos cosméticos como jabones exfoliantes que añaden deliberadamente los microplásticos como “microesferas” o micropartículas.

En segundo lugar, se forman por degradación de plásticos de mayor tamaño.

También pueden liberarse como microfibras de plástico al lavar ropa sintética, como indica esta investigación, otro motivo más para elegir las fibras naturales antes que las sintéticas.

Según el Doctor Thomson, de la Universidad de Plymouth:

Los plásticos contienen una gran variedad de tóxicos potenciales añadidos durante su fabricación (monómeros, bisfenol-A, ftalatos, retardantes de llama y antimicrobianos) que son liberados al medio ambiente. Estos químicos pueden ser transferidos al ser humano a través de, por ejemplo, los envases de plástico utilizados para bebidas o comida, plásticos utilizados en utensilios médicos y juguetes de plástico. Por lo tanto, existe el peligro de que los fragmentos de plástico con estos tóxicos sean ingeridos por organismos marinos (Koch & Calafat 2009; Lang et al. 2008; Meeker et al. 2009; Talsness et al. 2009). Además, los restos de plásticos pueden adsorber tóxicos persistentes y bioacumulables, incluidos los compuestos orgánicos persistentes presentes en los océanos por otras fuentes. En pocas semanas, estas sustancias pueden encontrarse en la superficie del microplástico en varios órdenes de concentración superior a los del agua circundante”. (Hirai et al. 2011; Mato et al. 2001; Rios et al. 2010; Teuten et al. 2009).

¿Qué puedes hacer?

Puedes evitar la generación de microplásticos eligiendo productos que no los contengan.

Para evitar tu exposicion a los contaminantes hormonales que se encuentran en los peces, no consumas demasiado pescado graso, ya que los tóxicos se acumulan en la grasa de los animales marinos. Se aconseja una ración de pescado graso a la semana. 

California ha aprobado una ley que prohibirá la presencia de microesferas a partir del 2020. Holanda, Bélgica, Austria y Suecia han propuesto que Europa prohíba los microplásticos en sus productos como máxima prioridad.

Otro material de referencia: Basura marina como problema mediambiental global, Richard C. Thompson (University of Plymouth, United Kingdom), Bruce E. La Belle (California Environmental Protection Agency, United States), Hindrik Bouwman (STAP, North-West University, South Africa), and Lev Neretin (STAP).

Municipios que protegen la salud y el medio ambiente

ciudadesque protegen salud y ma

Los municipios están tomando la iniciativa en la protección de la salud de su población y de su medio ambiente ante la bochornosa falta de acción frente a tóxicos como los contaminantes hormonales o el glifosato que muestran las autoridades europea y española.

Los últimos municipios en tomar la delantera en el cuidado de sus ciudadanos son Onda, en Castellón, Villardervós en Ourense y Hernani, en Gipuzkoa.

Onda lucha contra los contaminantes hormonales

El municipio de Onda, en Castellón, se compromete a reducir la exposición de su población a los contaminantes hormonales.

Con la aprobación de nuestra moción para la eliminación de contaminantes hormonales, el ayuntamiento de Onda se compromete a utilizar pesticidas y productos de limpieza libres de contaminantes hormonales en el mantenimiento de sus jardines y equipamientos públicos.

Como la alimentación es la principal vía de exposición a los disruptores endocrinos, el ayuntamiento se compromete a fomentar el consumo de comida ecológica en comedores de escuelas, residencias y hospitales y a utilizar envases alimentarios sin tóxicos hormonales como el Bisfenol A y ftalatos.

Además, desarrollará planes de formación para profesionales de la salud y educadores, mantendrá informada a su población a través de su página web y pedirá al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que adopte políticas para reducir la exposición de la población y el medio ambiente a los contaminantes hormonales.

La moción, presentada por Onda Sí Se Puede e Izquierda Unida, fue aprobada por mayoría absoluta del pleno del 8 de junio. Ver acta del pleno, con la aprobación en la página 18.

Onda es el tercer municipio que se compromete a luchar contra los contaminantes hormonales, tras Estella-Lizarra (Navarra) y Anglés (Girona). También tres Comunidades Autónomas, La Rioja, Aragón y la Comunidad Valenciana han aprobado proposiciones no de ley para que sus gobiernos desarrollen, en el plazo de un año, un plan para reducir los contaminantes hormonales en sus servicios públicos.

La competencia para prohibir estos tóxicos reside en Europa. Pero, desgraciadamente para la población, la Comisión Europea acaba de presentar una propuesta de regulación de contaminantes hormonales que permitirá que estos tóxicos permanezcan en productos de uso diario. Por esta razón, animamos a más ayuntamientos a proteger a su población frente a la exposición a los contaminantes hormonales, para lo que cuentan con la ayuda de nuestra Guía “Eliminación de contaminantes hormonales”, que muestra de forma sencilla cómo elegir alternativas libres de estas sustancias.

Lucha contra el glifosato

Nuevas localidades siguen uniéndose a las más de 200 que prohíben el uso del glifosato en el mantenimiento de parques y jardines públicos. Las últimas son Hernani (Gipuzkoa) y Villardervós (Ourense).

Ecologistas acaba de publicar su Propuesta de alternativas al uso del glifosato para la gestión de espacios públicos urbanos, un material imprescindible para conocer cómo se puede mantener espacios verdes sin utilizar el famoso herbicida, probable cancerígeno y sospechoso de ser un contaminante hormonal y al que la población seguirá expuesta al menos 18 meses más.

Mira en el mapa de municipios si el tuyo ya ha aprobado la moción contra el glifosato. Puedes ponerte en contacto a través del correo nobiocidas@gmail.com.

 

Adiós al glifosato en las carreteras de Madrid

Camión rociando glifosato en una carretera española

Camión rociando glifosato en una carretera española

El mantenimiento de las carreteras españolas con glifosato ha puesto en peligro la salud de automovilistas, ciclistas y habitantes de las poblaciones vecinas, además de dañar los ecosistemas cercanos. 

Sin embargo, rara vez somos conscientes (incluso informados) de que operarios o camiones, como el de la fotografía, están liberando al ambiente un tóxico clasificado como “probable cancerígeno” por la Organización Mundial de la Salud y al que numerosos estudios relacionan con daños al sistema hormonal (es sospechoso de ser un contaminante hormonal o disruptor endocrino).

Estos últimos meses hemos vivido una gran movilización social en contra de tóxicos que, como el glifosato, dañan la salud humana y el medio ambiente. Fruto de esta movilización más de 200 municipios y regiones están abandonando el uso de herbicidas que tienen como principio activo el glifosato. (Ver mapa de municipios libres de glifosato)

Este verano, la Dirección General de Carreteras e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, ha hecho público el compromiso de abandonar el uso de herbicidas con glifosato en el mantenimiento de las carreteras de toda la Comunidad:

Fragmento de la carta enviada a Ecologistas en Acción:

Respuesta glifosato carreteras CM

Puedes ver la carta aquí: Información ambiental relativa a los tratamientos con herbicidas en los márgenes de las carreteras de la Comunidad de Madrid

Aunque esta noticia es positiva, se debe recalcar que esta declaración no es vinculante y deberemos vigilar que se materialice en acciones concretas, como por ejemplo, que incluyan este compromiso de abandonar el glifosato en los pliegos de condiciones técnicas de las contratas entre Administración y empresa gestora.

Nuestro objetivo es que las administraciones y las empresas gestorias opten por los métodos de la jardinería ecológica, en lugar de considerar que los pesticidas (herbicidas, insecticidas, etc…) son “la mejor opción”.

Desde Ecologistas seguiremos con nuestra campaña para que municipios y regiones prohíban el uso del glifosato en sus zonas públicas, como recomendó, de manera no vinculante, el Comité de Plantas Animales, Alimentos y Piensos del 11 de julio de 2016.

La población Europea seguirá expuesta al glifosato 18 meses más, hasta que la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA), finalice su evaluación de los riesgos para la salud y el medio ambiente del famoso herbicida creado por Monsanto. 

Por el momento, Europa ha prohibido el uso de la tallowamina que acompañaba al glifosato en muchas formulaciones, como el famoso Roundup, por su toxicidad. También recomienda (pero no obliga) a los Estados miembro que eviten el uso de glifosato en zonas como parques o zonas de juego y que controlen el uso de glifosato previo a la cosecha, debido a la gran cantidad de residuo del pesticida que queda en los alimentos.

Desde Ecologistas en Acción seguiremos luchando por el desarrollo de la agricultura ecológica y la eliminación de estos venenos de nuestro entorno y nuestros alimentos.

Si quieres añadir tu localidad al mapa, o ayudar a que tu localidad lo prohíba, escribe a nobiocidas@gmail.com

 

La Comisión lanza dos consultas públicas sobre contaminantes hormonales en pleno verano

 

protegernuestrasalud copia

La Comisión aprovecha el verano para abrir dos consultas públicas online sobre su propuesta de criterios de identificación de contaminantes hormonales en pesticidas y biocidas.

Esta propuesta de criterios exige una evidencia tan elevada para catalogar una sustancia como “contaminante hormonal“, que solo será posible identificar (y regular) un pequeño número de los 800 contaminantes hormonales potenciales que se conocen.

La Comisión propone identificar sólo los contaminantes hormonales que provoquen efectos adversosconocidos”. La expresión “conocido” significa tener pruebas, en contra de lo que propone el Principio de Precaución consagrado en los tratados de la UE, que exige regular aquellas sustancias que “puedan” causar daño (como para los cancerígenos se utiliza “que puedan causar cáncer”).

Por lo tanto, la Comisión no soluciona la amenaza a la salud pública que suponen los contaminantes hormonales, a los que miles de estudios científicos relacionan con daños a la salud como cáncer de testículo o mama, pérdida de fertilidad, diabetes y malformaciones congénitas, además de importantes daños a los ecosistemas naturales. No sólo eso, los costes sanitarios para hacer frente a estos efectos ascienden, sólo en Europa, a 158.000 millones de Euros al año.

La Comisión debe rectificar su propuesta

La Comisión debe rectificar su propuesta para asegurar un alto nivel de protección para la salud y el medio ambiente, prevenir las enfermedades relacionadas con la contaminación hormonal y evitar daños a nuestros ecosistemas.

Por esta razón, es importante que tanto organizaciones como particulares enviemos a la página de la Comisión los argumentos por los que nos oponemos a esta propuesta.

Ecologistas en Acción ya ha enviado sus comentarios, igual que han hecho otras muchas organizaciones ecologistas, de la salud y de consumidores.

Tú también puedes responder a la consulta pública

Envía tus comentarios a las dos consultas públicas (pesticidas y biocidas) que mantiene abiertas la Comisión hasta el 28 de julio.

Puedes utilizar descargarte los argumentos que hemos enviado en los links posteriores, modificarlos o escribir tus propios argumentos (pero sin superar los 4.000 caracteres con espacios).

Puedes encontrar los argumentos en los siguientes links:

Respuesta a Consulta sobre presencia de contaminantes hormonales en pesticidas (word)

Respuesta a consulta sobre la presencia de contaminantes hormonales en plaguicidas (pdf)

Respuesta a consulta sobre la presencia de contaminantes hormonales en biocidas (word)

Respuesta a consulta sobre la presencia de contaminantes hormonales en biocidas (pdf)

Tutorial para enviar la respuesta a la consulta pública sobre los criterios aplicables a contaminantes hormonales

 

Antecedentes:

La Comisión Europea presentó en junio su propuesta de criterios para identificar los contaminantes hormonales (y, por tanto, regularlos), con tres años de retraso y escándalo acerca del excesivo influjo de los lobbies empresariales sobre miembros de la Comisión.

Inmediatamente, más de 50 organizaciones civiles españolas escribimos una carta abierta a nuestro gobierno pidiendo que se opusiera a esta propuesta de identificación de criterios de contaminantes hormonales.

Francia, Suecia y Dinamarca ya han expresado su desacuerdo a la propuesta de la Comisión. Los mayores expertos mundiales en EDCs, la Sociedad de Endocrinología  y otros científicos han criticado duramente la propuesta, al igual ciertos sectores industriales que creen que los criterios deberían identificar y eliminar las sustancias potencialmente perjudiciales de forma más contundente.

Europa debe liderar la regulación de los EDCs y estimular la innovación para que las industrias de los sectores implicados

 

Averigua si tu desodorante tiene sustancias nocivas o ilegales

 

peligro desodorantes

Un estudio del Consejo de Consumidores Danés THINK Chemical demuestra que 3 de cada 5 desodorantes, de entre los 115 analizados, contienen sustancias alérgicas o contaminantes hormonales, incluso una sustancia prohibida en Europa. La buena noticia es que 1 de cada 5 desodorantes están libres de tóxicos.

Algunos de los tóxicos encontrados en los desodorantes analizados son contaminantes hormonales, sustancias relacionadas con el cáncer de mama, la reducción de la calidad de esperma o la pubertad precoz en niñas. La organización THINK Chemical, especialista en realizar análisis del contenido de contaminantes hormonales y otras sustancias nocivas en productos de uso diario, alerta del peligro que supone la presencia de estas sustancias en desodorantes, ya que al mantenerse todo el día sobre la piel, es fácil que penetren al cuerpo.

Estos desodorantes contribuyen al efecto cóctel, o efecto global de exposición simultánea a contaminantes hormonales, para los que no existe un umbral de exposición seguro (pequeñísimas cantidades, semejantes a las cantidades a las que las hormonas naturales son activas, pueden causar un efecto nocivo para la salud).

Algunos productos a evitar:

1.- PERFUMES

Los perfumes son la causa más frecuente de alergia a los desodorantes. Además, las fragancias son fuente de exposición a contaminantes hormonales como los ftalatos.

Un ejemplo de fragancia encontrada en la investigación del Consejo de Consumidores danés es el butilfenilo Methylpropional, que se encuentra en 25 de los 115 desodorantes analizados y tiene actividad estrogénica.

Cabe preguntarse hasta qué punto es necesario que los desodorantes tengan fragancia. Desde luego, son recomendables los desodorantes sin perfume.

2.- TRICLOSÁN

El triclosán es un bactericida, ilegal en desodorantes de aerosol en la UE, ya que se puede acumular en la naturaleza y favorecer la resistencia de las bacterias, además de ser un contaminante hormonal con efectos en la pubertad y en las hormonas tiroideas (Estudio en TEDX List of Potential Endocrine Disruptors)

La Agencia de consumo danesa ha encontrado triclosán en desodorantes de las siguientes marcas internacionales: Paco Rabanne, spray desodorante Negro XS, Calvin Klein, CK One aerosol, Calvin Klein spray Down Town, Nina Fresh Deodorant Spray de Nina Ricci, Burberry Weekend para mujeres en spray, Burberry desodorante perfumado Natural spray, Outspace Sportstar Deodorant Bodyspray. (Ver análisis)

Sin embargo, la misma agencia avisa de que se puede encontrar estas mismas marcas sin este tóxico, por lo que aconseja al consumidor que revise los ingredientes, una labor que deberían realizar las autoridades.

3.- ALUMINIO

Algunos desodorantes utilizan sales de aluminio como antitranspirantes, que deben aparecer en la lista de ingredientes. La legislación permite hasta un 20% de concentración, que generalmente se encuentra en forma de clorhidrato de aluminio, pentaclorohidrato de aluminio o alumbre de piedra.

El aluminio se encuentra de forma natural en el suelo, por lo que estamos expuestos de forma habitual a través de los alimentos y el agua potable. El problema, según un estudio de la Comité Científico Noruego para la Seguridad Alimentaria, está  en que la presencia de aluminio en cosméticos, como desodorantes, barras de labios o pasta de dientes blanqueantes y medicamentos, puede aumentar la exposición total a esta sustancia por encima del umbral recomendado. A raíz de este estudio noruego, se están desarrollando estudios a nivel europeo, que aún no han dado resultados concluyentes.

Existen muchas dudas respecto a que la presencia de aluminio en los desodorantes plantee problemas para la salud, en particular sobre su relación con el cáncer de mama o por ser contaminante hormonal. Además, un alto contenido de aluminio en el cuerpo, puede suponer un riesgo de daños en el sistema nervioso central. Recomendamos seguir el Principio de Precaución y evitar la exposición al aluminio en cosméticos siempre que sea posible, sobre todo si la piel está dañada, depilada o afeitada.

Análisis de 115 desodorantes por el Consejo de Consumidores Danés THINK Chemical

Los resultados aparecen clasificados con etiquetas de 3 colores:

Verde

1 de cada 5 desodorantes analizados tienen la calificación verde que significa que están libres de sustancias preocupantes y contaminantes hormonales. De las marcas internacionales, pocas tienen esta clasificación, entre ellas Cien Deo Roll-on Sensible, Green People Scent Free o The Body Shop Aloe antitranspirante. Ver resultados del estudio aquí.

Rojo 

Aconsejan evitar su uso porque contienen tóxicos como fragancias, alérgenos, contaminantes hormonales o ambientales. La gran mayoría de productos de marcas internacionales se encuentran en este grupo, entre otros productos como Adidas (Born Original y Women Control), Avène Regulating Deo, Biotherm (Pure Invisible y Homme Day Control), Bulgari (Aqva y Marine para hombre), Calvin Klein (ONe y Encounter), David Beckham Classic, Davidoff Cool Water Night Dive, Garnier Mineral Ultra Dry 48 horas, Lancome Bocage, L’Oreal Men Expert antitranspirante, Nivea Men Sensitive 48 horas, Old Spice Whitewater, Paco Rabanne Black XS, Palmolive (Delicate Fresh, Invisible, Men Pure Artic), Rexona Maximun Protective, Sanex Dermo (Extra Control, Invisible, Men Dermo Artic, Zero%), Vichy (Anti-marcas, Hombre 48 horas, Krafting).

La etiqueta amarilla indica que aunque el producto no contiene contaminantes hormonales, sí puede tener alérgenos o contaminantes ambientales.

Ver los resultados con más detalle en el propio estudio.

La página danesa puede traducirse fácilmente con el traductor de google. Algunas de las marcas son habituales en el mercado danés, aunque hay muchas internacionales. Estos resultados no tienen en cuenta la presencia de aluminio, pero este dato sí puede verse si se “pincha” cada uno de los productos. 
Averigua también si tu protector solar tiene sustancias tóxicas aquí.

Europa reconoce el peligro de un tóxico que ha rociado en nuestros alimentos y jardines durante años

Roundup-kills-the-roots-guaranteed

Europa reconoce la toxicidad y accede a prohibir la POE-tallowamina o amina de sebo polietoxilada, un componente tóxico presente durante décadas en los herbicidas de glifosato, como el Roundup de Monsanto.

La decisión, tomada por mayoría cualificada (22 países a favor, 6 abstenciones) en el Comité de Plantas Animales Alimentos y Piensos del día 11 de julio, obliga a los estados miembro a cambiar su legislación y asegurarse de que los pesticidas que contengan glifosato no contengan tallowamina.

Los pesticidas son mezclas de un principio activo con coadyuvantes, otros compuestos que mejoran la efectividad del principio activo. Así, la tallowamina, es un surfactante que facilita la acción del herbicida glifosato.

La industria de pesticidas ha defendido durante décadas que los coadyuvantes son sustancias inertes que no suponen riesgos para la salud o el medio ambiente, lo que ha hecho que sólo se evalúe la seguridad del “principio activo” declarado y no se hayan realizado suficientes estudios sobre la toxicidad de los coadyuvantes ni mucho menos, estudios del efecto combinado de los coadyuvantes junto con el principio activo.

Sin embargo, estudios como éste, de Séralini Ge. para la Universidad de Caen, demuestran que los coadyuvantes etoxilados utilizados en los herbicidas de glifosato, en particular la tallowamina, son “principios activos de toxicidad para células humanas”, y producen efectos adversos en células hepáticas, embrionarias y placentarias, como necrosis y daños a las membranas celulares.

Otros estudios evidencian los daños de la tallowamina sobre fauna silvestre, en particular invertebrados acuáticos (Daphnia magna, crustáceos), anfibios (especialmente ranas), peces y mamíferos.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria declara que la toxicidad de la tallowamina es aún mayor que la del glifosato.

La prohibición de este tóxico es buena noticia, aunque llega demasiado tarde, tras décadas de exposición y daños a la salud de humanos y ecosistemas.

También seguiremos expuestos al glifosato otros 18 meses más, hasta que la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas finalice el análisis de los peligros asociados al herbicida y dé por terminada la controversia en torno a su carcinogenidad, generada por la distinta clasificación del glifosato que realizan por un lado la Agencia Internacional de Estudios sobre el Cáncer, dependiente de la OMS, que lo clasificó como posible cancerígeno y por otro lado, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria para la que el glifosato no presenta riesgos para la salud y que incluso propuso en 2015, aumentar la cantidad de residuo del herbicida permitido en los alimentos humanos.

Junto con la prohibición de la tallowamina, en el último Comité PAFF se decidieron otras dos medidas: la mejora los exámenes previos a la cosecha y la restricción al uso del glifosato en áreas como parques públicos y zonas infantiles. Pero recordamos que estas dos medidas no son vinculantes sino recomendaciones a los estados miembros.

La oposición de la población europea ha conseguido evitar que la autorización del herbicida glifosato se prolongue 15 años más. Ahora, es imprescindible seguir defendiendo nuestro derecho a la salud frente a las negociaciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión, que están negociando sobre productos tóxicos, a pesar de la recomendación expresa del Parlamento Europeo de que se dejaran fuera de las negociaciones.