Encuentran pesticidas en el 80% de las lechugas

Eh! ¿Pero qué ha comido mamá?
Ay! ¿Pero qué ha podido comer mamá? Investigación de Génération Futures

Générations Futures, socio de Ecologistas en Acción en la campaña contra los contaminantes hormonales EDC-Free, denuncia con su última investigación la presencia de pesticidas en las lechugas de venta en supermercados franceses.

La investigación

Génération Futures, ha analizado una muestra de 31 ensaladas (lechuga, rúcula, etc.) en busca de sustancias químicas tóxicas. Su investigación ha desvelado que estos vegetales se encuentran entre los más contaminados por residuos de pesticidas y que muchos de estos pesticidas tienen, además, capacidad disruptora del sistema hormonal.

Los resultados muestran que las ensaladas analizadas tienen una media de casi 4 residuos de pesticidas cada una, de los cuales 2 son contaminantes hormonales (EDCs). El 80.65% tienen al menos un pesticida y el 67,74% tienen un pesticida que además es sospechoso de ser disruptor endocrino. De cada 10 sustancias tóxicas que se han encontrado con más frecuencia, 7 son sospechosas de ser contaminantes hormonales (disruptores endocrinos, EDC).

Pero el problema es mayor aún. Las ensaladas testadas no sólo contienen sustancias sospechosas de ser contaminantes hormonales, sino que en un 16,13% de las muestras se han encontrado una o más sustancias prohibidas por la legislación de pesticidas europea.

Con los resultados de esta investigación Génération Futures quiere mostrar la necesidad urgente de implementar la regulación Europea de Plaguicidas del 2009 y de desarrollar la regulación de los disruptores endocrinos.

Según François Veillerette, portavoz de Generations Futures:

“Estamos avisando a nuestros dirigentes de la necesidad de tomar medidas duras e inmediatas para reducir la exposición de la población a los pesticidas, especialmente a aquellos que son sospechosos de ser disruptores endocrinos. Esperamos que fuercen a Europa a poner en marcha las decisiones tomadas por la Regulación Europea 1107/2009 (de plaguicidas), que prohíbe poner en el mercado disruptores endocrinos.”

Consecuencias

Si eliminar tóxicos de cualquier alimento es importante, es más importante aún eliminar contaminantes hormonales de alimentos sanos que se recomiendan a mujeres embarazadas y niños, ya que el momento de la exposición es decisivo. Los efectos de bajas dosis de EDCs son distintos sobre el embrión, el feto, el recién nacido o el adulto. Si los EDCs actúan en los primeros estadios de la vida, caracterizados por una rápida diferenciación celular y generación de órganos, pueden producir lesiones irreversibles.

Comer ensaladas y vegetales es sano y debemos seguir haciéndolo. Siempre que se pueda, es mejor comprar productos vegetales de agricultura ecológica. Pero en el caso de mujeres embarazadas, niños pequeños o enfermos, merece la pena hacer un esfuerzo extra en comer vegetales cultivados sin pesticidas ni fertilizantes químicos. Y cuando consuma fruta y verdura de cultivo no ecológico, se recomienda lavar y pelar los productos antes de consumirlos.

Bájate el texto de la investigación (en francés) aquí

Anuncios

7 comentarios en “Encuentran pesticidas en el 80% de las lechugas”

  1. Recomendais consumir productos de agricultura ecológica. Pero, no se utilizan también en esa modalidad pesticidas, pesticidas naturales, pero pesticidas al fin y al cabo?. Y que me decis de las substancias que los mismos vegetales producen cuando son atacados (por un bicho, por ejemplo), que también son tóxicos y que a diferencia de los pesticidas sintéticos ( los más estudiados) y los naturales ( de entre los cuales se sabe que algunos son peores que los sintéticos para la salud) están muy poco estudiados? Por qué seguís defendiendo la ecuación natural=bueno/ artificial=malo, en lugar de defender simolemente lo bueno sea natural o artificial? No es toda la agricultura un artificio? No eran muchos de los antiguos vegetales no domesticados ( naturales) mucho más tóxicos que las versiones artificiales modificadas por el ser humano?

    Me gusta

    1. Hola Xiana! En la campaña contra los disruptores endocrinos, definimos estos como sustancias sintetizadas por el hombre, que afectan al sistema endocrino de animales y personas. Nos centramos en productos sintetizados por la industria aunque tienes razón en cuanto a que hay sustancias naturales que nos afectan, como los fitoestrógenos. Pero dado el creciente número de estudios que relacionan los químicos sintéticos, como los plaguicidas , con la existencia de enfermedades metabólicas, reproductivas y cáncer, y que estamos expuestos de forma inadvertida, nos parece importante dar a conocer esta realidad. Un saludo!

      Me gusta

  2. Está claro que quieren eliminar el 80% de la población mundial de muchas maneras y medios. Otra cosa es que lo consigan. PODEMOS.

    Me gusta

  3. Evitas mis cuestionamientos globales. El problema es que siempre haceis campaña contra lo sintético y promoveis acríticamente, a veces de modo encubierto y a veces abiertamente, lo natual, comunicando a la gente la falsa ecuación que choca con la realidad que comenté arriba. Uno es culpable también de lo que calla (discursos sesgado). Y hay qe citar toda la evidencia, los estudios y metaestudios contrarios a las tesis propias también. La realidad es como es y querer deformarla para que se ajuste a la ideología propia no es científico.

    Me gusta

  4. Al margen de polémicas, yo me siento mucho más seguro consumiendo hortalizas y frutas de productores conocidos y, por supuesto, ecológicos. Fertilizantes y plaguicidas de síntesis no me inspiran confianza.

    Me gusta

  5. Me tranquiliza pensar que nuestras tripas han co-evolucionado durante años con un tipo de alimentación no tratada (y el vegetal que sentaba mal pues no se comía y punto).

    Todos los “aportes” que se realizan para que la comida crezca hacinada y en un periquete son extraños a nuestro organismo; claro que no nos mata inmediatamente pero nos supone una pequeña agresión interna que repetimos entre 3 y 5 veces cada día de nuestra vida… me quedo con la comida “de siempre” la que crece con elementos no sintetizados.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.