Comisión Europea: responsable de los daños de los contaminantes hormonales

 

Miembros de las organizaciones de la campaña contra los contaminantes hormonales EDC Free Europe. reunidos en Bruselas
Miembros de las organizaciones de la campaña contra los contaminantes hormonales EDC Free Europe. reunidos en Bruselas

A esa conclusión llegaron las organizaciones miembros de la campaña de protección frente a los contaminantes hormonales, EDC Free Europe, la semana pasada en Bruselas.

Cada vez sabemos más sobre los contaminantes hormonales que se esconden en alfombras, cosméticos, ordenadores o alimentos.  Son químicos tóxicos que “confunden” nuestro sistema endocrino, produciendo graves efectos en la salud, desde infertilidad a cáncer de mama o testículos, pasando por un amplio abanico de problemas de desarrollo inmunitario o neuronal.

Se ha demostrado ante las autoridades europeas que no existe un umbral de seguridad para estas sustancias, ya que causan daños a dosis muy pequeñas y que se acumulan en nuestros organismos y los de los animales. Por tanto, la única solución es eliminarlas de nuestro entorno. Y esta solución es perfectamente viable, porque existen sustancias alternativas y no peligrosas en el mercado (se puede ver el ejemplo de la nueva bolsa de palomitas sin EDCs).

Pero la Comisión Europea se obstina en retrasar la aplicación de una normativa sobre contaminantes hormonales. Y se comporta así a pesar de que a principios de 2015 el Parlamento Europeo y el Consejo tomaran acciones legales contra la Comisión por este retraso. Además, accede de forma sistemática a las peticiones de la industria química y de pesticidas, autorizando sustancias ya prohibidas: el último ejemplo es la autorización del ftalato DEHP, ya prohibido, en materiales reciclados de PVC, a pesar de una votación casi unánime del grupo de medio ambiente del Parlamento Europeo ENVI en contra.

La semana pasada, miembros de la campaña en contra de los contaminantes hormonales a nivel europeo, EDC Free, nos reunimos en Bruselas. EDC Free reúne 60 organizaciones de los ámbitos ecologistas, de la salud, contra el cáncer, uniones de consumidores, organizaciones de madres, investigadores, toxicólogos, etc. El objetivo de la reunión era pedir a los parlamentarios que voten por la eliminación de los disruptores endocrinos y así hacer presión a la Comisión, que es quien tiene la última palabra.

Las organizaciones españolas, entre ellas Ecologistas en Acción, nos reunimos con los europarlamentarios que nos quisieron recibir (IU, PSOE, Podemos, Equo, Compromís, Bildu, UPyD y Coalición Galega) y les pedimos su apoyo en la próxima votación, la referente a no permitir la autorización del DEHP en materiales reciclados de PVC. También les pedimos su compromiso para otras votaciones semejantes, como las referentes a la presencia de contaminantes hormonales en utensilios médicos y materiales en contacto con la comida, haciendo uso del Principio de Precaución o Cautela.

LA COMISIÓN SE OLVIDA DEL PRINCIPIO DE PRECAUCIÓN

El principio de precaución o cautela, que aparece en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (UE), permite reaccionar rápidamente ante un posible peligro para la salud humana, animal o vegetal, o para proteger el medio ambiente, de forma PREVENTIVA. Este principio permite impedir la distribución de productos que puedan entrañar un peligro para la salud o incluso proceder a su retirada del mercado, en caso de que exista la menos duda de su peligro.

El número de estudios científicos que demuestran los daños de los contaminantes hormonales justifica la acción inmediata de las autoridades europeas, retirando estos productos del mercado. En lugar de eso, somos los ciudadanos quienes debemos “perseguir” a las autoridades para que nos protejan. En conclusión, la Comisión Europea, está incumpliendo su obligación de velar por la salud de su población, quizá por atender a los intereses de las grandes empresas.

Ver el informe “Lecciones tardías de alertas tempranas”, referente al Principio de Precaución, publicado en 2001 por la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA).

Este jueves día 19 de noviembre, enviaremos una carta a la sede de la Comisión en Madrid, pidiendo un compromiso formal de la defensa de la salud pública y el medio ambiente por la aplicación del Principio de Precaución y coincidiendo con la presentación del segundo volumen del informe “Lecciones tardías de alertas tempranas”. Si queréis asistir a la presentación, tenéis toda la información aquí.

 

Anuncios