¿Cuál es la evidencia sobre los efectos perjudiciales de los contaminantes hormonales (EDC) dado que la gente vive ahora mucho más tiempo?

El aumento de la esperanza de vida en los países industrializados puede atribuirse principalmente a la mejora de la higiene, la vivienda, la nutrición y la medicina, que han reducido las muertes en la primera infancia, así como los logros significativos en el tratamiento sanitario de las enfermedades.

Sin embargo, cuando se dice que las personas vivimos más tiempo que nunca, esto significa que las personas nacidas en la primera parte del siglo XX (es decir, los pensionistas de hoy) viven más tiempo (en promedio) que sus padres. Todavía no sabemos si esto va a ser igual para aquellos niños que nacieron más tarde durante el siglo XX. Existe la duda de que, debido al aumento de las enfermedades crónicas, los niños de hoy puedan tener una esperanza de vida reducida en comparación con sus padres (véase también la respuesta a esta pregunta http://www.chemtrust.org.uk/whats-so-special-about-hormone-disrupting-chemicals/ ).

Incluso si las personas nacidas en la primera parte del siglo XX están viviendo más tiempo en promedio, algunas personas están cayendo enfermas por cánceres relacionados con las hormonas, por diabetes o por problemas metabólicos, sufriendo así una reducción de su calidad de vida. Como es probable que los EDC sean un factor que contribuye al origen enfermedades crónicas [iv], la sociedad debe hacer todo lo posible para eliminar las causas de enfermedad que puedan prevenirse [i-v] .

Aunque muchas de estas enfermedades pueden ser “gestionadas”, los costes sociales relacionados con la atención a la salud seguirán aumentando. Por tanto, en lugar de caer en la autocomplacencia sobre el aumento de la esperanza de vida, la política de salud en el siglo XXI debería tener como objetivo la eliminación de enfermedades que se puedan prevenir.

Esta página forma parte de las FAQ sobre contaminantes hormonales. La lista completa de preguntas y respuestas está aquí.

La siguiente pregunta es: ¿El aumento de las enfermedades crónicas se debe a nuestro estilo de vida o tienen algo que ver con los contaminantes hormonales (EDC)?

Aquí puedes ver la página de CHEM Trust (en inglés).

[i]. UNEP and WHO: “State of the Science of Endocrine Disruptors 2012”http://www.who.int/ceh/publications/endocrine/en/index.html
[ii]. A. Kortenkamp et al, “State of the Art Assessment of Endocrine Disrupters, Final report, Annex 1 – Summary of the State of the Science, 2012”
http://ec.europa.eu/environment/endocrine/documents/4_SOTA%20EDC%20Final%20Report%20V3%206%20Feb%2012.pdf
[iii]. Diamanti-Kandarakis et al., Endocrine disrupting Chemicals, An Endocrine Society Scientific Statement 2009. http://www.endo-society.org/journals/scientificstatements/upload/edc_scientific_statement.pdf
[iv]. CHEM Trust report by M. Porta and D.-H. Lee, 2012: Review of the science linking chemical exposures to the human risk of obesity and diabetes
http://www.chemtrust.org.uk/Obesity_and_Diabetes_publications.php
[v]. EEA Technical report 02/2012: The impacts of endocrine disrupters on wildlife, people, and their environments, The Weybridge +15 (1996-2011) report, 2012, ISSN 1725-2237
http://www.eea.europa.eu/publications/the-impacts-of-endocrine-disrupters