La industria afirma que el chocolate podría ser prohibido como un contaminante hormonal. ¿Es verdad?

Es un mito que el chocolate y el café se identificarían como contaminantes hormonales (EDC) y que podrían ser objeto de prohibición. Hay que distinguir entre una respuesta normal del sistema endocrino y una interferencia o perturbación de ese sistema.

Comer chocolate desencadena la producción de insulina debido a su contenido en glucosa (azúcar), pero esto no puede ser considerado como una alteración endocrina, porque no hay ninguna interferencia o perturbación con el funcionamiento normal de la hormona. Por lo tanto, el chocolate no es un contaminante hormonal o EDC.

Por el contrario, un contaminante hormonal (EDC) sería un producto químico, o mezcla de ellos, que interfiere con la capacidad de la glucosa para liberar insulina o con la capacidad de la insulina para interactuar con su receptor y/o la capacidad de interacción insulina-receptor a causa de la captación y/o utilización de glucosa.

Por otro lado, existen preocupaciones válidas sobre el efecto del café en el desarrollo del feto. Por lo general, las mujeres embarazadas son animadas a limitar su consumo. Para cuestiones relacionadas con fitoestrógenos, consulta esta pregunta.

Esta página forma parte de las FAQ sobre contaminantes hormonales. La lista completa de preguntas y respuestas está aquí.

La siguiente pregunta es: ¿Cuál es la evidencia sobre los efectos perjudiciales de los contaminantes hormonales (EDC) dado que la gente vive ahora mucho más tiempo?

Aquí puedes ver la página de CHEM Trust (en inglés).

Anuncios