¿Qué definición hay que usar para identificar a los EDC o contaminantes hormonales?

Hay en discusión diferentes definiciones.

Por ejemplo, la de la OMS/IPCS:
“Un disruptor endocrino es una sustancia exógena o mezcla que altera la función del sistema endocrino y en consecuencia provoca efectos adversos para la salud en un organismo intacto, o su progenie, o en (sub) poblaciones.”

La definición de la Endocrine Society, la asociación mundial de endocrinólogos:
“Un disruptor endocrino es una sustancia química exógena o una mezcla que interfiere con cualquier aspecto de la acción hormonal.”

Es probable que la definición de la OMS/IPCS sirva como base para la identificación de los contaminantes hormonales (EDC) en la Unión Europea, como se indica en varias opciones del plan de trabajo de la Comisión Europea. Sin embargo, el grupo de asesores expertos sobre Disrupción Endocrina de la UE consideró que la evidencia de un modo de acción hormonal y efectos adversos, junto a una relación biológica plausible”, debería ser suficiente para concluir sobre la disrupción endocrina.

Consideramos que la OMS / IPCS proporciona una definición científicamente útil. Sin embargo, la prueba exigida para considerar una sustancia alteradora hormonal es demasiado elevada, ya que señala que la disrupción endocrina “consecuentemente causa efectos adversos”. Puede llevar años o décadas conocer los mecanismos que ocasionan los efectos adversos, como en el caso del DDT y TBT. Si no se regulan las sustancias hasta que no estén disponibles todos los datos, las personas y la vida silvestre permanecerán expuestos de forma continua durante muchos años a estas sustancias químicas. Por lo tanto es importante tener en cuenta que el texto de la normativa de la UE sobre plaguicidas y biocidas especifica que han de restringirse todas los EDC que “puedan causar efectos adversos”.

Esta página forma parte de las FAQ sobre contaminantes hormonales. La lista completa de preguntas y respuestas está aquí.

Aquí puedes ver la página de CHEM Trust (en inglés).