¿Cuántos pesticidas disruptores hay en una macedonia de frutas?

Supongamos que queremos hacer una macedonia. Sabemos qué frutas pondremos pero, ¿sabemos cuántos plaguicidas se unirán al “cóctel” sin que nos demos cuenta?
Leer más “¿Cuántos pesticidas disruptores hay en una macedonia de frutas?”

Cada vez un número mayor de plaguicidas contaminan los alimentos europeos

topten

El último informe publicado por el organismo europeo encargado de velar por la salud de los alimentos, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), muestra que los alimentos europeos tienen residuos de un número cada vez mayor de plaguicidas diferentes.

A pesar de que cada vez encuentre residuos de más plaguicidas, la EFSA concluye que “los niveles de residuos de plaguicidas en los alimentos son seguros” y que “la exposición diaria de la población europea a estos tóxicos es improbable que suponga un riesgo a la salud”.

Pero esta conclusión no tiene en cuenta que muchos de esos pesticidas son disruptores endocrinos, sustancias para las que no existe un nivel de exposición seguro según las investigaciones científicas. Como vimos en el informe presentado por Ecologistas en Acción, sobre residuos de plaguicidas en los alimentos españoles “Directo a tus hormonas”, en la comida española hay residuos de 33 plaguicidas disruptores diferentes. En algunos casos, el número es asombroso, como en el caso de las peras en las que se encontró residuos de 16 plaguicidas contaminantes hormonales o las manzanas, con 13 (ver cuadro superior con los 10 alimentos más contaminados con residuos de plaguicidas contaminantes hormonales).

Pero además, la EFSA no tiene datos para determinar que la exposición diaria no supone riesgo para la salud, ya que no ha desarrollado ningún análisis de riesgo de la toxicidad de la exposición a múltiples residuos de plaguicidas actuando a la vez. Los análisis que realiza son plaguicida a plaguicida, sin calcular el efecto cóctel o la toxicidad de varios plaguicidas a la vez, actuando de forma combinada, que es la exposición que sufrimos la población europea a diario.

Puede que ésa sea la razón por la que este año la EFSA no haya incluido detalles de los productos con el mayor número de plaguicidas (el equivalente europeo a la tabla superior). Sin embargo, en anteriores análisis las uvas fueron las “ganadoras”, con casi 30 plaguicidas diferentes.

Una nueva sección del informe de este año busca la presencia de glifosato en un número reducido de muestras (4.721) de las que 4,2% contenían niveles medibles del herbicida, aunque dentro de los límites legales, discutibles para una sustancia disruptora hormonal como ésta.

¿Por qué no aparecen residuos de glifosato en los alimentos españoles?

manzanas-sin-glifosato

El glifosato no aparece en los residuos de alimentos españoles porque no se busca.

El reciente estudio Directo a tus hormonas. Guía de alimentos disruptores ha encontrado en los alimentos españoles 33 plaguicidas que pueden alterar el sistema hormonal, pero ni rastro del herbicida más utilizado en España, el glifosato. Leer más “¿Por qué no aparecen residuos de glifosato en los alimentos españoles?”

Tu comida puede estar contaminada con 33 plaguicidas que dañan el sistema hormonal

twitter-plaguicidas-ok

¿Sabes cuál es el alimento de venta en España que tiene más residuos de plaguicidas, en particular de plaguicidas que alteran tu sistema hormonal relacionados con graves daños a la salud?

Para dar respuesta a esta y otras muchas preguntas Ecologistas en Acción presenta el informe “Directo a tus hormonas. Guía de alimentos disruptores”. La guía también permite comparar qué alimentos tienen más contaminantes hormonales y elegir la alternativa más sana para proteger nuestra salud. Leer más “Tu comida puede estar contaminada con 33 plaguicidas que dañan el sistema hormonal”

Consejos sencillos para evitar que los “tápers” y otros envases contaminen tus alimentos

taper-copia

Muchas personas utilizan envases de plástico para guardar la comida, sin saber que determinados contaminantes hormonales pueden salir del plástico, llegar a los alimentos y finalmente, contaminar sus cuerpos. Por suerte, estos consejos fáciles ayudan a evitar esta contaminación. Leer más “Consejos sencillos para evitar que los “tápers” y otros envases contaminen tus alimentos”

Fumigaciones aéreas con un insecticida disruptor endocrino en Extremadura

aviónfumigando

La Junta de Extremadura está fumigando los arrozales del Alto Guadiana con miles de litros de Cipermetrina, un insecticida tóxico y contaminante hormonal, que llega hasta el consumidor como residuo presente en multitud de alimentos. Leer más “Fumigaciones aéreas con un insecticida disruptor endocrino en Extremadura”

Europa reconoce el peligro de un tóxico que ha rociado en nuestros alimentos y jardines durante años

Roundup-kills-the-roots-guaranteed

Europa reconoce la toxicidad y accede a prohibir la POE-tallowamina o amina de sebo polietoxilada, un componente tóxico presente durante décadas en los herbicidas de glifosato, como el Roundup de Monsanto.

La decisión, tomada por mayoría cualificada (22 países a favor, 6 abstenciones) en el Comité de Plantas Animales Alimentos y Piensos del día 11 de julio, obliga a los estados miembro a cambiar su legislación y asegurarse de que los pesticidas que contengan glifosato no contengan tallowamina.

Los pesticidas son mezclas de un principio activo con coadyuvantes, otros compuestos que mejoran la efectividad del principio activo. Así, la tallowamina, es un surfactante que facilita la acción del herbicida glifosato.

La industria de pesticidas ha defendido durante décadas que los coadyuvantes son sustancias inertes que no suponen riesgos para la salud o el medio ambiente, lo que ha hecho que sólo se evalúe la seguridad del “principio activo” declarado y no se hayan realizado suficientes estudios sobre la toxicidad de los coadyuvantes ni mucho menos, estudios del efecto combinado de los coadyuvantes junto con el principio activo.

Sin embargo, estudios como éste, de Séralini Ge. para la Universidad de Caen, demuestran que los coadyuvantes etoxilados utilizados en los herbicidas de glifosato, en particular la tallowamina, son “principios activos de toxicidad para células humanas”, y producen efectos adversos en células hepáticas, embrionarias y placentarias, como necrosis y daños a las membranas celulares.

Otros estudios evidencian los daños de la tallowamina sobre fauna silvestre, en particular invertebrados acuáticos (Daphnia magna, crustáceos), anfibios (especialmente ranas), peces y mamíferos.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria declara que la toxicidad de la tallowamina es aún mayor que la del glifosato.

La prohibición de este tóxico es buena noticia, aunque llega demasiado tarde, tras décadas de exposición y daños a la salud de humanos y ecosistemas.

También seguiremos expuestos al glifosato otros 18 meses más, hasta que la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas finalice el análisis de los peligros asociados al herbicida y dé por terminada la controversia en torno a su carcinogenidad, generada por la distinta clasificación del glifosato que realizan por un lado la Agencia Internacional de Estudios sobre el Cáncer, dependiente de la OMS, que lo clasificó como posible cancerígeno y por otro lado, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria para la que el glifosato no presenta riesgos para la salud y que incluso propuso en 2015, aumentar la cantidad de residuo del herbicida permitido en los alimentos humanos.

Junto con la prohibición de la tallowamina, en el último Comité PAFF se decidieron otras dos medidas: la mejora los exámenes previos a la cosecha y la restricción al uso del glifosato en áreas como parques públicos y zonas infantiles. Pero recordamos que estas dos medidas no son vinculantes sino recomendaciones a los estados miembros.

La oposición de la población europea ha conseguido evitar que la autorización del herbicida glifosato se prolongue 15 años más. Ahora, es imprescindible seguir defendiendo nuestro derecho a la salud frente a las negociaciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión, que están negociando sobre productos tóxicos, a pesar de la recomendación expresa del Parlamento Europeo de que se dejaran fuera de las negociaciones.