Los dos tipos de cáncer más detectados en España se relacionan con la exposición a contaminantes hormonales

Figura 2.18 del Estado de la ciencia sobre disruptores endocrinos (OMS y PNUMA)
Figura 2.18 del Estado de la ciencia sobre disruptores endocrinos (OMS y PNUMA)

Los dos tipos de cáncer con mayor incidencia en España son el cáncer de mama en mujeres y el de próstata en hombres, ambos relacionados con la exposición a disruptores endocrinos. Sin embargo, este hecho ni se nombra en el reciente informe de la Sociedad Española de Oncología Médica. Leer más “Los dos tipos de cáncer más detectados en España se relacionan con la exposición a contaminantes hormonales”

Anuncios

Influencia de los contaminantes hormonales en el cáncer de mama, foto a foto.

Aumento del número de cánceres de mama en los países europeos
Aumento del número de cánceres de mama en los países europeos

Un nuevo método desarrollado por investigadores del cáncer de mama del Instituto de Investigación Scripps de Florida permitirá tomar instantáneas de cómo los contaminantes hormonales pueden producir infertilidad, daños al desarrollo, pubertad precoz y en particular, cáncer de mama.
Leer más “Influencia de los contaminantes hormonales en el cáncer de mama, foto a foto.”

Prevenir la exposición a contaminantes hormonales para prevenir el cáncer de mama

Una de cada ocho mujeres europeas desarrollaremos un cáncer de mama
Una de cada ocho mujeres europeas tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida

1 de cada 8 mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida. Se diagnostican 25.000 nuevos casos de cáncer de mama al año en España, según la Agencia Española Contra el Cáncer. 

La mayor parte de los casos de cáncer son el resultado de la compleja interacción entre una predisposición genética y el ambiente que ha rodeado a la persona. De hecho, 2 de cada 3 casos de cáncer están relacionados con el medio ambiente, según la Sociedad Internacional de Endocrinología.

Leer más “Prevenir la exposición a contaminantes hormonales para prevenir el cáncer de mama”

Una investigación muestra los beneficios para la salud de la cosmética saludable

Skin cream and beauty flower

Utilizamos una media de 9 productos cosméticos al día, muchos de ellos con sustancias peligrosas que penetran en el cuerpo y pueden causar daños a la salud a largo plazo. Un estudio muestra que tras sólo tres días utilizando productos de higiene libres de estos tóxicos, la contaminación de nuestro cuerpo se reduce drásticamente.

Champús, geles de baño, desodorantes, dentífricos, cremas corporales, colonias o maquillaje forman parte de nuestra rutina de higiene diaria. Estos productos de cuidado personal se fabrican con unas 10.500 sustancias químicas diferentes, algunas de las cuales son contaminantes hormonales o disruptores endocrinos, que impiden el correcto funcionamiento de nuestras hormonas.

Según la asociación de prevención del cáncer de mama Breast Cancer UK estos contaminantes, al imitar el funcionamiento de los estrógenos, pueden estimular el crecimiento de células mamarias dañadas e incrementar la posibilidad de mutaciones que generen un cáncer de pecho. Además, numerosas investigaciones científicas los señalan como posibles causantes de otros daños en la salud como infertilidad, autismo, diabetes u obesidad.

Los principales disruptores endocrinos utilizados por la industria cosmética son los ftalatos, los parabenos, el triclosán y compuestos de Aluminio.

Los ftaltos se utilizan en la mayoría de los productos de higiene para fijar fragancias, mantener el color o impedir que el alcohol de los perfumes pueda beberse. España presenta una  “exposición generalizada y continuada a los ftalatos”, según el estudio de biovigilancia del programa europeo DEMOCOPHES, desarrollado por el Área de toxicología ambiental del Centro Nacional de Sanidad Ambiental. Más del 96% de las parejas de madre-hijo analizadas tienen restos de 11 metabolitos de ftalatos en su orina, en una concentración por encima de la media europea.

Aunque el estudio indica que la concentración está por debajo de los valores guía basados en efectos en la salud, es importante remarcar dos puntos: primero, que la concentración es especialmente elevada en los niños, que junto a las mujeres embarazadas, constituyen el mayor grupo de riesgo frente a los efectos de estos tóxicos. Y segundo, que para los disruptores endocrinos no hay una concentración segura, cualquier mínima concentración puede generar daños.

Un cambio en el tipo de productos reduce la cantidad de contaminantes hormonales drásticamente

Sólo con utilizar durante 3 días productos cosméticos sin contaminantes hormonales como ftalatos, parabenos o triclosán genera una drástica reducción en el contenido de estos tóxicos en el cuerpo, según la siguiente investigación realizada por la Universidad de California, Berkeley y la Clínica Salud del Valle Salinas, publicada en marzo en la revista Environmental Health Perspectives.

Las participantes del estudio cambiaron durante tres días sus productos de higiene habitual por otros sin esos contaminantes. Entre las muestras de orina antes y después de la prueba se encontraron reducciones de 27% de ftalatos, 45% de parabenos y 36% de triclosán, utilizado en jabones antibacterianos y algunas marcas de pasta de dientes. 

Contaminantes hormonales habituales en productos de higiene

Además de los ftalatos, estos son algunos de los contaminantes hormonales que se pueden encontrar en cualquier producto cosmético no saludable.

Parabenos: Han sido relacionados con el cáncer de mama aunque la industria los utiliza ampliamente para conservar los champús, geles y cremas corporales. Son fáciles de identificar en los ingredientes buscando la terminación “parabeno”, por ejemplo metilparabeno, etilparabeno, propilparabeno y butilparaben.

Triclosan: Utilizado para impedir el crecimiento de bacterias en jabones y en algunos desodorantes y dentífricos.

Aluminio: El clorhidrato y el cloruro de aluminio son contaminantes hormonales utilizados en desodorantes antitranspirantes, barras de labios y algunas pastas de dientes. Existe evidencia científica que los relaciona con el cáncer de mama.

Consejos para reducir la exposición a estos contaminantes hormonales

Lo más sencillo es comprar (o hacer) productos de origen natural, ya que la mayoría de estos contaminantes son sustancias sintéticas derivadas del petróleo. Cada vez existen más marcas que garantizan el origen natural de sus ingredientes y la ausencia de ftalatos, parabenos y otros contaminantes. Además, no son más caras que otras marcas con estas sustancias.

También, evitar los productos con fragancia, como comentamos en el post “Fragancias tóxicas”.

Además, la organización Environmental Working Group tiene una base de datos online en la que se puede comprobar la seguridad de más de 60.000 productos:

EWG Skin Deep Cosmetics Database

 

 

Cáncer de mama: importancia del código postal

cancer_mama

Octubre es el mes de Sensibilización del cáncer de mama. Es imprescindible informar sobre su prevención, porque según datos de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer, IARC, cada año se producen 1,38 millones de nuevos casos y 458.000 muertes por cáncer de mama, que es, sin duda, el más frecuente en mujeres tanto de los países desarrollados como en desarrollo.

Una de cada ocho mujeres europeas desarrollaremos un cáncer de mama
Una de cada ocho mujeres europeas desarrollaremos un cáncer de mama

El cáncer es una enfermedad  multifactorial, es decir, no se debe a una sola causa. El ritmo de división celular y la posibilidad de errores no sólo se deben a factores genéticos, al tiempo o la “suerte”. Los factores ambientales, como la exposición a determinados contaminantes hormonales, pueden jugar un papel importante, según indican un numero cada vez mayor de investigaciones.

Uno de estos estudios es el realizado por el Centro Nacional de Epidemiología, que ha elaborado el mayor mapa de la mortalidad por cáncer realizado hasta la fecha en España, ya que ha analizado datos de un millón de muertes por cáncer entre 1989 y 2008, en cada uno de nuestros municipios. El estudio desveló que el riesgo de morir por ciertos tumores malignos es más de un 50% mayor en algunas zonas de la península que en otras, lo que lleva a los científicos a afirmar:

“El código postal parece más importante que el código genético”

De hecho, la carga de contaminación ambiental, es decir, la cantidad de contaminantes en nuestro entorno, se considera el tercer factor por orden de importancia en el desarrollo de cáncer de mama, según un estudio de JM Ibarluzea, que relaciona los efectos combinados de estrógenos ambientales (o lo que es lo mismo, contaminantes hormonales) con el riesgo de contraer cáncer de mama.

Los contaminantes hormonales o disruptores endocrinos (EDCs) son sospechosos de estar relacionados con la incidencia de cánceres en órganos dependientes de las hormonas, como el cáncer de mama, testículo, próstata o tiroides. Pero, en ocasiones, es difícil demostrar esta relación en los humanos debido a que una de las características de estos contaminantes es que sus efectos en la salud aparecen en las siguientes generaciones, hijos o incluso nietos de las personas expuestas.

En el caso del cáncer de mama, pueden pasar décadas entre la exposición de las madres y la aparición del cáncer de mama en las hijas. Un grupo de investigadores de EEUU se propusieron demostrar la relación entre exposición y riesgo de cáncer, llevando a cabo una investigación de 50 años sobre 9.300 hijas de mujeres expuestas a DDT  en los años 60 y 70. Los resultados muestran que 50 años más tarde, las hijas de estas mujeres expuestas a DDT tenían un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. Aquí podemos ver un resumen del estudio llamado “DDT Exposure in Utero and Breast Cancer” de Barbara Cohn y publicado en The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.

DDT Exposure in Utero and Breast Cancer. Estudio de Barbara Cohn del The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism

Otros muchos estudios indican que existe relación entre los contaminantes hormonales y el mayor riesgo de cáncer de mama. Por lo tanto, la prevención de la exposición a disruptores endocrinos, sobre todo en el embarazo, debe ser, junto a la detección precoz, una de las piedras angulares de la lucha contra esta enfermedad.

La exposición, aunque no pueda evitarse totalmente, se puede reducir en gran medida siguiendo consejos como el consumo de productos sin pesticidas, la reducción del uso del plásticos en envases alimentarios o la compra de cosméticos o jabones sin parabenos o ftalatos, entre otros muchos. En nuestro blog ya han aparecido muchos de estos consejos y seguiremos dando muchos más.

Suscripción a las noticias EDC Free
Suscripción a las noticias EDC Free

¿Qué ocupaciones exponen a las mujeres a un mayor riesgo de cáncer de mama?

Mujeres trabajadoras y cáncer de mama
Mujeres trabajadoras y cáncer de mama. Estado de la evidencia. Agosto de 2015. Breast Cancer Fund

Breast Cancer Fund, organización dedicada a la prevención del cáncer de mama, ha realizado una revisión exhaustiva de evidencias científicas que relacionan las exposiciones a tóxicos y radiaciones en el ambiente laboral con el riesgo de que las mujeres padezcan este tipo de cáncer. Leer más “¿Qué ocupaciones exponen a las mujeres a un mayor riesgo de cáncer de mama?”