La prohibición de contaminantes hormonales nos ahorraría más de 150.000 millones de euros al año

Estudio "El coste sanitario en la UE"HEAL
Estudio “El coste sanitario en la UE” HEAL

Una de las estrategias más efectivas de las empresas químicas y de pesticidas (Bayer, Syngenta o Monsanto) para evitar la prohibición en Europa de los contaminantes hormonales, ha sido amenazar a la Comisión con las cifras de pérdidas inabordables que, según ellos, supondrá la eliminación de estos tóxicos de sus productos.

Pero lo que no dicen estas multinacionales es que la presencia ubicua de EDCs en alimentos, juguetes, envases o cosméticos también supone un coste para la sociedad, en cuanto a presupuesto de sanidad destinado al cuidado de las enfermedades derivadas de la exposición a contaminantes hormonales.
Leer más “La prohibición de contaminantes hormonales nos ahorraría más de 150.000 millones de euros al año”

Cuidado, tu sofá puede afectar a tu tiroides

sofátxiki copia

Y no sólo afecta a tu tiroides tu sofá, también tu ordenador, tu colchón o cualquier objeto que haya sido tratado con los compuestos bromados denominados PBDE (polibromodifenil éteres), utilizados como retardantes de llama para evitar que los objetos ardan.

Los PBDE son contaminantes hormonales, es decir sustancias que alteran el funcionamiento correcto del sistema hormonal, además de ser contaminantes persistentes, que se acumulan en el tejido graso. Leer más “Cuidado, tu sofá puede afectar a tu tiroides”

1.400 millones de € al año por tratar la endometriosis y fibromas causados por EDCs

503899732
Los contaminantes hormonales pueden generar desórdenes en la reproducción y causar dolor y molestias a cientos de miles de mujeres, además de producir un coste económico y social.

Europa gasta 1.400 millones de euros al año por el de tratamiento médico y la pérdida de productividad debidos a la endometriosis y los fibromas de útero causados por dos disruptores endocrinos, según un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, liderado por el Dr. Leonard Trasande, Profesor de Pediatría, Medicina Ambiental y Salud de la Población. Leer más “1.400 millones de € al año por tratar la endometriosis y fibromas causados por EDCs”

32 contaminantes endocrinos que Europa debe abandonar

 

image-0001 (2)

ChemSec, socio de Ecologistas en Acción en la campaña EDC-Free Europe en la lucha contra los contaminantes hormonales, ha elaborado la lista de contaminantes hormonales (EDCs) más completa de la actualidad.

La lista llamada SIN List (de Substitute It Now! o ¡Sustitúyelo Ahora!) informa sobre 32 tóxicos requieren una actuación inmediata con el objetivo de que las autoridades los regulen lo antes posible y la industria investigue si usan estos químicos en sus procesos y los sustituyan.

Los contaminantes hormonales o disruptores endocrinos, (EDC) son sospechosos de causar graves enfermedades relacionadas con la reproducción y el desarrollo, daños metabólicos, problemas en el sistema inmune y neurológico, problemas tiroideos y cáncer en órganos dependientes de las hormonas, entre otros. La atención a estas enfermedades cuesta millones de euros cada año en Europa. Sin embargo, las autoridades europeas aún no han llegado a un acuerdo de cómo regular estas sustancias tóxicas. El primer paso para la regulación es fijar los criterios de qué es un disruptor endocrino, EDC, y los lobbies empresariales presionan para que esta decisión se retrase lo suficiente como para que entre en vigor el TTIP, que rebajaría el control de estas sustancias peligrosamente.

ChemSec ha creado la lista “SIN List” con los 32 contaminantes hormonales que la organización ha identificado como Sustancias de Elevado Nivel de Preocupación (SVHC) debido a sus características como disruptores endocrinos, siguiendo los criterios del Reglamento REACH de sustancias químicas. Para la evaluación de las sustancias ha colaborado con científicos y ONGs y se ha realizado un estudio caso por caso, basado en un amplio número de estudios. Así, ChemSec quiere acelerar el  proceso de regulación, al mismo tiempo que muestra un posible escenario futuro, por lo que es una herramienta para aquellas empresas que quieren saber qué sustancias tienen que eliminar de sus procesos sustituyéndolas por alternativas.

Las sustancias que requieren acción inmediata son 6 tipos de ftalatos, de uso en plásticos y cremas, bisfenoles usados en productos de plástico, benzofenonas presentes en cremas de sol y tintas, parabenos de uso como conservantes de cremas y jabones, entre otros.

En el documento aparecen también sustancias que, además de ser EDC, tienen otras propiedades peligrosas, como el BPA que  es tóxico para la reproducción, o el octilfenol y sus etoxilatos, que son persistentes, por ejemplo.

Podéis descargaros el Documento SINList aquí

El coste económico de los daños causados por los contaminantes hormonales es de miles de millones al año en la UE según un nuevo análisis

Coste económico de los efectos en la salud de los contaminantes hormonales en la UE
Coste económico de los efectos en la salud de los contaminantes hormonales en la UE

Durante la reciente celebración de la “cumbre” anual de la endocrinología #ENDO2015 organizada por la Endocrine Society se presentaron los resultados de un conjunto de análisis que han estimado el coste económico de las exposición a contaminantes hormonales en la UE en más de 150 mil millones de euros al año. Esta impresionante cifra es además la más conservadora del estudio, ya que se estima que el coste anual podría llegar hasta los 270 mil millones de euros anuales, sumando las pérdidas en horas de trabajo y el coste económico de los trastornos neurológicos, de la fertilidad y metabólicos causados por los contaminantes hormonales en la UE.

CapturaLa noticia fue recogida por gran número de medios, pero en nuestro país pasó bastante desapercibida, pese a su importancia. Podéis encontrar más información en el comunicado de la Endocrine Society así como en las noticias publicadas en The Guardian, BBC News, Time, Le Monde, National Geographic

El análisis, realizado por un panel de expertos en contaminantes hormonales, incluyó los costes directos de hospitalización, servicios médicos, cuidados y otros gastos médicos. Además se calcularon los costes indirectos, como la pérdida de productividad laboral, la muerte prematura y la discapacidad.

Los investigadores encontraron que los costes más elevados están relacionados con la discapacidad intelectuale originada por la exposición prenatal a pesticidas organofosforados. El estudio estima que se pueden atribuir 59 300 nuevos casos anuales de discapacidad intelectual a la exposición a estos pesticidas.