¿Cheque en blanco para el glifosato en Europa?

La Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) no considera que el glifosato sea cancerígeno, lo que da un empujón a la renovación de su permiso en Europa.
Leer más “¿Cheque en blanco para el glifosato en Europa?”

Anuncios

Toda la información sobre el glifosato reunida en un documento

monografico-glifosato

Ecologistas en Acción traduce una monografía con toda la información científica disponible sobre el glifosato, sus efectos en la salud, medio ambiente y alternativas seguras, recopilada por la organización internacional Pesticide Action Network. Leer más “Toda la información sobre el glifosato reunida en un documento”

Las alternativas al uso del glifosato existen

alternativas glifosato

El uso habitual del herbicida glifosato en los parques y carreteras de España expone a la población y al medio ambiente a un tóxico cancerígeno y contaminante hormonal. El siguiente documento, elaborado por Ecologistas en Acción, demuestra que existen alternativas al glifosato, sólo hace falta voluntad política para aplicarlas. Leer más “Las alternativas al uso del glifosato existen”

Adiós al glifosato en las carreteras de Madrid

Camión rociando glifosato en una carretera española
Camión rociando glifosato en una carretera española

El mantenimiento de las carreteras españolas con glifosato ha puesto en peligro la salud de automovilistas, ciclistas y habitantes de las poblaciones vecinas, además de dañar los ecosistemas cercanos. 

Sin embargo, rara vez somos conscientes (incluso informados) de que operarios o camiones, como el de la fotografía, están liberando al ambiente un tóxico clasificado como “probable cancerígeno” por la Organización Mundial de la Salud y al que numerosos estudios relacionan con daños al sistema hormonal (es sospechoso de ser un contaminante hormonal o disruptor endocrino).

Estos últimos meses hemos vivido una gran movilización social en contra de tóxicos que, como el glifosato, dañan la salud humana y el medio ambiente. Fruto de esta movilización más de 200 municipios y regiones están abandonando el uso de herbicidas que tienen como principio activo el glifosato. (Ver mapa de municipios libres de glifosato)

Este verano, la Dirección General de Carreteras e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, ha hecho público el compromiso de abandonar el uso de herbicidas con glifosato en el mantenimiento de las carreteras de toda la Comunidad:

Fragmento de la carta enviada a Ecologistas en Acción:

Respuesta glifosato carreteras CM

Puedes ver la carta aquí: Información ambiental relativa a los tratamientos con herbicidas en los márgenes de las carreteras de la Comunidad de Madrid

Aunque esta noticia es positiva, se debe recalcar que esta declaración no es vinculante y deberemos vigilar que se materialice en acciones concretas, como por ejemplo, que incluyan este compromiso de abandonar el glifosato en los pliegos de condiciones técnicas de las contratas entre Administración y empresa gestora.

Nuestro objetivo es que las administraciones y las empresas gestorias opten por los métodos de la jardinería ecológica, en lugar de considerar que los pesticidas (herbicidas, insecticidas, etc…) son “la mejor opción”.

Desde Ecologistas seguiremos con nuestra campaña para que municipios y regiones prohíban el uso del glifosato en sus zonas públicas, como recomendó, de manera no vinculante, el Comité de Plantas Animales, Alimentos y Piensos del 11 de julio de 2016.

La población Europea seguirá expuesta al glifosato 18 meses más, hasta que la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA), finalice su evaluación de los riesgos para la salud y el medio ambiente del famoso herbicida creado por Monsanto. 

Por el momento, Europa ha prohibido el uso de la tallowamina que acompañaba al glifosato en muchas formulaciones, como el famoso Roundup, por su toxicidad. También recomienda (pero no obliga) a los Estados miembro que eviten el uso de glifosato en zonas como parques o zonas de juego y que controlen el uso de glifosato previo a la cosecha, debido a la gran cantidad de residuo del pesticida que queda en los alimentos.

Desde Ecologistas en Acción seguiremos luchando por el desarrollo de la agricultura ecológica y la eliminación de estos venenos de nuestro entorno y nuestros alimentos.

Si quieres añadir tu localidad al mapa, o ayudar a que tu localidad lo prohíba, escribe a nobiocidas@gmail.com

 

Europa reconoce el peligro de un tóxico que ha rociado en nuestros alimentos y jardines durante años

Roundup-kills-the-roots-guaranteed

Europa reconoce la toxicidad y accede a prohibir la POE-tallowamina o amina de sebo polietoxilada, un componente tóxico presente durante décadas en los herbicidas de glifosato, como el Roundup de Monsanto.

La decisión, tomada por mayoría cualificada (22 países a favor, 6 abstenciones) en el Comité de Plantas Animales Alimentos y Piensos del día 11 de julio, obliga a los estados miembro a cambiar su legislación y asegurarse de que los pesticidas que contengan glifosato no contengan tallowamina.

Los pesticidas son mezclas de un principio activo con coadyuvantes, otros compuestos que mejoran la efectividad del principio activo. Así, la tallowamina, es un surfactante que facilita la acción del herbicida glifosato.

La industria de pesticidas ha defendido durante décadas que los coadyuvantes son sustancias inertes que no suponen riesgos para la salud o el medio ambiente, lo que ha hecho que sólo se evalúe la seguridad del “principio activo” declarado y no se hayan realizado suficientes estudios sobre la toxicidad de los coadyuvantes ni mucho menos, estudios del efecto combinado de los coadyuvantes junto con el principio activo.

Sin embargo, estudios como éste, de Séralini Ge. para la Universidad de Caen, demuestran que los coadyuvantes etoxilados utilizados en los herbicidas de glifosato, en particular la tallowamina, son “principios activos de toxicidad para células humanas”, y producen efectos adversos en células hepáticas, embrionarias y placentarias, como necrosis y daños a las membranas celulares.

Otros estudios evidencian los daños de la tallowamina sobre fauna silvestre, en particular invertebrados acuáticos (Daphnia magna, crustáceos), anfibios (especialmente ranas), peces y mamíferos.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria declara que la toxicidad de la tallowamina es aún mayor que la del glifosato.

La prohibición de este tóxico es buena noticia, aunque llega demasiado tarde, tras décadas de exposición y daños a la salud de humanos y ecosistemas.

También seguiremos expuestos al glifosato otros 18 meses más, hasta que la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas finalice el análisis de los peligros asociados al herbicida y dé por terminada la controversia en torno a su carcinogenidad, generada por la distinta clasificación del glifosato que realizan por un lado la Agencia Internacional de Estudios sobre el Cáncer, dependiente de la OMS, que lo clasificó como posible cancerígeno y por otro lado, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria para la que el glifosato no presenta riesgos para la salud y que incluso propuso en 2015, aumentar la cantidad de residuo del herbicida permitido en los alimentos humanos.

Junto con la prohibición de la tallowamina, en el último Comité PAFF se decidieron otras dos medidas: la mejora los exámenes previos a la cosecha y la restricción al uso del glifosato en áreas como parques públicos y zonas infantiles. Pero recordamos que estas dos medidas no son vinculantes sino recomendaciones a los estados miembros.

La oposición de la población europea ha conseguido evitar que la autorización del herbicida glifosato se prolongue 15 años más. Ahora, es imprescindible seguir defendiendo nuestro derecho a la salud frente a las negociaciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión, que están negociando sobre productos tóxicos, a pesar de la recomendación expresa del Parlamento Europeo de que se dejaran fuera de las negociaciones.  

La población seguirá expuesta al glifosato 18 meses más

CONCENTRACIÓN DE MIEMBROS DE LA COALICIÓN EDC FREE, DE LA QUE ECOLOGISTAS EN ACCIÓN FORMA PARTE, FRENTE AL EDIFICIO DE LA COMISIÓN, AYER

La Comisión Europea realiza una extensión de 18 meses del permiso de uso del glifosato sin el apoyo de los estados miembro y frente a la oposición de la población.

A pesar de que la Comisión ha presentado propuestas para la renovación del herbicida en los tres últimos Comités de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos e incluso ha intentado conseguir su aprobación en un Comité de Apelación, los estados miembro no se han atrevido a votar a favor del glifosato ante la gran oposición y preocupación que genera en la población europea este pesticida probable cancerígeno según la Agencia Internacional de Estudios para el Cáncer (IARC) y disruptor endocrino.

El permiso del glifosato estará condicionado a la evaluación que realice la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA), a finales de 2017, sobre los riesgos para la salud y el medio ambiente del herbicida.

La Comisión propone restricciones poco significativas al uso del herbicida: prohíbe el coadyuvante talowamina, que ya se encontraba en proceso de ser eliminado por la industria desde hace varios años, obliga a los estados miembro a reforzar el control antes de la cosecha y pide a los estados que minimicen el uso en zonas como parques públicos y áreas de juego, en lugar de prohibir su uso en estos lugares. Estas restricciones están muy alejadas de las que propuso en su momento el Parlamento Europeo para proteger la salud de la población.

El glifosato fue clasificado como “probable cancerígeno” en 2015 por la IARC y numerosos estudios evidencian su capacidad para alterar el sistema hormonal. Sin embargo, la EFSA, tras analizar los estudios de la propia pesticida, determinó que era poco probable que provocara cáncer.

Cabe mencionar que los estudios de la industria son confidenciales, con acceso restringido en salas de lectura. Además, organizaciones europeas como Pesticide Action Network han llevado a los tribunales a Monsanto y al Gobierno alemán por fraude en la elaboración de estos estudios.

Estamos asistiendo a un progresivo debilitamiento de la regulación de sustancias químicas en la Unión Europea desde el inicio de las negociaciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP). Bajo las presiones de la industria, la Comisión está tratando de eliminar parte de la regulación de pesticidas, lo que hará imposible que el glifosato y otras sustancias tóxicas, como los contaminantes hormonales, puedan ser prohibidas en el futuro.

En Septiembre se someterán a votación los nuevos criterios para la regulación de los contaminantes hormonales, tóxicos con graves efectos para la salud y el medio ambiente. Los criterios de la propuesta de la Comisión son tan restrictivos a la hora de considerar qué es un disruptor endocrino que, en la práctica, sólo se aplicarán a dos decenas de los miles de sustancias industriales que pueden dañar al sistema hormonal.

Como demuestra el ejemplo del glifosato, la presión ciudadana es clave para la protección de nuestra salud y medio ambiente en una Europa cada vez más alejada de su ciudadanía. Casi 200 poblaciones han prohibido el uso del glifosato en sus espacios públicos, como muestra este mapa.

PINCHA EN EL MAPA PARA AMPLIAR
PINCHA EN EL MAPA PARA AMPLIAR

La Comisión decide: años de daños en la salud antes de prohibir un contaminante hormonal

V. Andriukaitis, Comisario de Sanidad de la Comisión Europea ha presentado hoy los criterios de definición de los EDCs
V. Andriukaitis, Comisario de Sanidad de la Comisión Europea ha presentado hoy los criterios de definición de los EDCs

Esta mañana, la Comisión ha perdido su oportunidad de proteger a la población y al medio ambiente Europeo frente a los contaminantes hormonales. Si se aplican los criterios propuestos por el Comisario Europeo de Salud V. Andriukaitis, la mayoría de estos contaminantes, a los que nos exponemos diariamente a través de alimentos y artículos de consumo, quedarán sin regular.

La finalidad de los criterios de definición es conocer qué sustancias químicas, de las miles utilizadas por la industria, son consideradas contaminantes hormonales y por lo tanto, deben eliminarse del mercado para proteger la salud de la población europea y de su medio ambiente.

Pero los criterios propuestos requieren tal cantidad de evidencia, que será casi imposible identificar más que a una pequeña fracción de los contaminantes existentes. El resto, seguirán dañando la salud y el medio ambiente sin ninguna regulación.

Además, la propuesta de la Comisión exige que para regular un disruptor endocrino deba existir “una elevada evidencia de daños en seres humanos tras la exposición”, a diferencia de otras sustancias tóxicas, para las que es suficiente que haya pruebas de su toxicidad en ensayos de laboratorio o pruebas en animales.

Esto implica mantener la exposición de la población a estas sustancias tóxicas durante décadas, hasta que se reúnan las pruebas en humanos suficientes. Cuando se habla de “pruebas” y “daños” se no se debe olvidar que se trata de malformaciones congénitas, tumores, daños neuronales, infertilidad, que puede estar sufriendo cualquier europeo o europea en este mismo momento. Esta forma de actuar cínica elimina la aplicación del Principio de Precaución o Cautela que rige la normativa Europea.

Ver Nota de Prensa publicada por Ecologistas en Acción

Un desastre para el medio ambiente

Junto a estos criterios, la Comisión ha propuesto un cambio en la normativa de plaguicidas, cuyo reglamento dice que “no se utilice ninguna sustancia que cause o pueda causar daños sobre la salud y el medio ambiente”. Con los criterios propuestos por la Comisión, ninguno de los 70 plaguicidas que tienen estas características serán regulados.

“La propuesta de la Comisión implica mantener la exposición de la población a estas sustancias tóxicas durante décadas, es contraria al principio de cautela que rige la normativa Europea e ignora el llamamiento de la comunidad científica a que se reduzca cuanto antes la exposición de la población y del medio ambiente a estas sustancias, en particular la exposición de mujeres embarazadas y de niños”, ha declarado Dolores Romano, responsable de políticas de sustancias químicas de Ecologistas en Acción.

La Comisión someterá su propuesta a votación por parte de los representantes de los Estados miembro en las próximas reuniones del Comité de Biocidas, el 8 de julio, y del Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos, el 11 y 12 de julio.

Ecologistas en Acción, junto a más de 70 organizaciones sociales y sanitarias europeas, pertenecientes a la coalición Europa Libre de EDCs, hace un llamamiento a los gobiernos y parlamentarios europeos para que rechacen esta propuesta y exijan a la Comisión que adopte los criterios consensuados por la comunidad científica y apoyados por la mayoría de los países europeos.

Desde todos los países europeos estamos lanzando una campaña para que se oiga nuestra voz y se regulen estos tóxicos.
¿Tenemos que esperar a que sufrir enfermedades para que se legislen los disruptores endocrinos? 

Material para saber más

Vídeo de la presentación de los criterios por V. Andriukaitis 

 

Estudio de impacto de la Comisión