Prohibición de las bolsas de plástico de un sólo uso a partir de 2017

bolsas

El Congreso ha acordado prohibir las bolsas de un solo uso (o bolsas no biodegradables) a partir del 1 de enero de 2017. También acuerda que al menos el 50% de los platos, vasos, tazas y cubiertos de plástico se fabriquen con sustancias biodegradables desde el 1 de enero del 2018. (fuente: EFE Verde)

Prohibir las bolsas de plástico no es suficiente. La reducción de los productos de plástico debe ir más allá, hasta el punto de que este material y los tóxicos que libera desaparezcan de nuestro entorno. Leer más “Prohibición de las bolsas de plástico de un sólo uso a partir de 2017”

Anuncios

Consejos para limpiar tu casa sin dañar tu salud

prodlimp-byn-copia

Los productos de limpieza convencionales contienen sustancias químicas que pueden afectar a la salud. En algunos casos el daño se produce a corto plazo, como ocurre con irritaciones y algunas alergias. En otros casos, los daños pueden aparecer muchos años después de la exposición e incluso en la siguiente generación, como ocurre con la exposición a los contaminantes hormonales. Leer más “Consejos para limpiar tu casa sin dañar tu salud”

España tiene la oportunidad de prohibir los contaminantes hormonales

edcfree-september-spanish-translations-3

Esta semana, España y el resto de estados miembro deben votar cómo regula Europa los contaminantes hormonales. Del resultado de la votación dependerá que estos tóxicos, relacionados con graves daños a la salud como malformaciones y cáncer, sean prohibidos en multitud de productos cotidianos o por el contrario, ni siquiera sean regulados.  

Los contaminantes hormonales son compuestos químicos relacionados con muchas de las enfermedades en auge en las últimas décadas. Por eso es importante conocer la postura de España en la votación de la nueva propuesta de la Comisión para definir y legislar estos tóxicos: ¿Protegerá España la salud de la población? ¿O los intereses de algunas industrias?

Si hace unos meses la Comisión Europea reunió el Comité de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos (PAFF por sus siglas en inglés) en repetidas ocasiones para conseguir la re-autorización del herbicida cancerígeno glifosato (y no lo consiguió), ahora aprovechará la reunión del 21 de septiembre de este mismo comité para intentar que se apruebe su propuesta de identificación de disruptores endocrinos de junio.

Nueva definición de contaminante hormonal propuesta por la Comisión

Uno de los aspectos de la propuesta de legislación de contaminantes hormonales que ha levantado más oposición entre los científicos y organizaciones civiles ha sido su nueva definición de disruptor endocrino.

La anterior definición, tomada de la Organización Mundial de la Salud en el año 2013, definía un contaminante hormonal como una sustancia química exógena con efectos adversos para la salud de un organismo o de su descendencia, como consecuencia de cambios en la función endocrina.

La actual definición cambia la anterior de forma sutil, pero con consecuencias graves, al exigir a una sustancia química para ser considerada contaminante hormonal, que tenga amplia evidencia de efectos adversos conocidos en humanos.

En este caso, “amplia evidencia” y “conocidos” implican que deberán existir numerosas pruebas de daños en la salud de seres humanos tras la exposición, es decir, que los humanos y el medio ambiente tendrán que resultar dañados antes de que se tomen medidas para la reducción o eliminación de un determinado contaminante. Esta condición se oponer radicalmente al Principio de Precaución o Cautela en el que se basa la normativa europea.

Esta exigencia en la propia definición tendrá una consecuencia clara: no se prohibirán la gran mayoría de disruptores endocrinos, que seguirán siendo legales.

Es decir, la industria de pesticidas seguirá utilizando disruptores hormonales como sustancias activas de pesticidas de uso habitual, como el glifosato o la cipermetrina; la industria química seguirá utilizando otros contaminantes hormonales, como los ftalatos o el bisfenolA, para fabricar el plástico de las botellas de agua o de los tápers y la industria cosmética seguirá utilizándolos en jabones y geles y otros productos que untamos en nuestros cuerpos.

La organizaciones de protección de la salud y el medio ambiente europeas temen que no se prohíba ninguna sustancia que afecte al sistema hormonal, porque no se ajuste a la nueva definición de disruptor endocrino. Si del total de 143.000 sustancias químicas sintéticas registradas (columna de la izquierda), antes de la propuesta de junio la Comisión proponía en su “Hoja de Ruta” opciones que podrían haber eliminado 31 tóxicos (opciones 2 y 3 de la hoja de ruta) o bien 13 (opción 4), según la organización Pesticide Action Network sobre la nueva propuesta:

Con este cambio en la normativa no se prohibirán ninguna de las 70 sustancias activas con efectos en el sistema endocrino que se comercializan hoy en día.

endocrine-society

 ¿Qué podemos hacer?

Ecologistas en Acción urge al Gobierno español a que vote en contra de la actual propuesta de la Comisión y presione para redactar unos criterios de definición de “contaminante hormonal” que permitan prohibir estas sustancias de pesticidas, plásticos y en general, los productos cotidianos.

¿Cómo se ha llegado a esta propuesta?

La Comisión Europea tendría que haber terminado la definición de los contaminantes hormonales en 2013. Pero la presión de las industrias productoras (pesticida, química y cosmética, entre otras) presionó para que se retrasara la decisión, con la esperanza de que antes entrara en vigor la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP), que rebajaría la regulación de estas sustancias para cumplir el objetivo de eliminar barreras al comercio entre las dos orillas del Atlántico.

El retraso y la falta de acción de la Comisión frente a la regulación de los contaminantes hormonales fueron llevados a juicio por varios países europeos, el Consejo y el Parlamento europeos, y la Comisión fue hallada culpable de no cumplir con sus funciones. La protectora de los tratados, juzgada por incumplir sus propias normas.

Polvo: una fuente de tóxicos peligrosos

dustparticles

Se llama “amatofobia” al miedo al polvo. No se trata de llegar a ese extremo, pero sí es importante saber lo que dicen estudios científicos recientes sobre las sustancias que flotan en el aire de nuestras casas, oficinas y escuelas y que se concentran en pelusas y capas de polvo.  Leer más “Polvo: una fuente de tóxicos peligrosos”

Municipios que protegen la salud y el medio ambiente

ciudadesque protegen salud y ma

Los municipios están tomando la iniciativa en la protección de la salud de su población y de su medio ambiente ante la bochornosa falta de acción frente a tóxicos como los contaminantes hormonales o el glifosato que muestran las autoridades europea y española.

Los últimos municipios en tomar la delantera en el cuidado de sus ciudadanos son Onda, en Castellón, Villardervós en Ourense y Hernani, en Gipuzkoa. Leer más “Municipios que protegen la salud y el medio ambiente”

Embarazada: cómo proteger a tu bebé de los disruptores endocrinos

Haz click en la imagen para ver el vídeo
Haz click en la imagen para ver el vídeo

Toda la población está expuesta a los contaminantes hormonales o disruptores endocrinos. Pero el embarazo y la infancia son los momentos más vulnerables a estos tóxicos ya que las hormonas juegan un papel fundamental en los cambios que se producen en los niños y niñas.  Leer más “Embarazada: cómo proteger a tu bebé de los disruptores endocrinos”

La “fast food” carga tu cuerpo con un 40% más de contaminantes hormonales

 

Las pizzas también son sospechosas de contaminarnos (Getty Image)
Las pizzas también son sospechosas de contaminarnos (Getty Image)

Los que comen más comida rápida tienen hasta un 40% más de contaminantes hormonales en el cuerpo

Un estudio, publicado en la revista científica Environmental Health Perspectives, relaciona el consumo de “comida rápida” o “fast food” con un incremento del 40% del contenido de contaminantes hormonales en la orina. Leer más “La “fast food” carga tu cuerpo con un 40% más de contaminantes hormonales”