Fresas con pesticidas que pueden alterar tus hormonas

 

fresa

Según datos oficiales, en las fresas quedan residuos de pesticidas con actividad sobre el sistema hormonal:

  • En las fresas producidas en el 2014 se han encontrado 22 pesticidas distintos, en una concentración menor al límite permitido, por lo que cumplen la normativa.
  • 5 de estos pesticidas son disruptores endocrinos, es decir, tienen capacidad para alterar el sistema hormonal. Son el Penconazol, Pyrimethanil, Triadimefon, Triadimenol y Myclobutanil.

Son datos del Programa de Vigilancia de residuos de plaguicidas en alimentosque la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN)dependiente del Ministerio de Sanidad, tiene la obligación de remitir anualmente a la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria.

Las concentraciones están por debajo del límite máximo de residuos permitido, por lo que se cumple la normativa. Pero para los 5 pesticidas con acción hormonal: 

  1. No hay una concentración segura. Como han justificado multitud de investigaciones científicas, recogidas en el informe Estado de la Ciencia sobre los disruptores endocrinos del Programa Naciones Unidas para el Medio Ambiente del 2012, no se puede establecer un umbral de exposición seguro para estas sustancias.Cualquier concentración puede afectar al sistema endocrino, provocando graves enfermedades en la fertilidad, el desarrollo, diabetes, obesidad e incluso algunos tipos de cáncer. Por lo tanto, los residuos hallados de estos 5 pesticidas, aunque por debajo del límite legal, son inaceptables. (Ver efectos de los contaminantes hormonales)
  2. Se produce el “efecto cóctel”: No está suficientemente evaluado el efecto combinado, es decir, el efecto sobre la salud de la mezcla de contaminantes hormonales, por lo que en cumplimiento del “principio de precaución”, no debería permitirse pesticidas que sean disruptores endocrinos.  (Ver post sobre el efecto cóctel) 

Los contaminantes hormonales se van sumando…

Las cantidades de pesticidas halladas parecen pequeñas por separado: el máximo residuo encontrado es el del pesticida Clofentezine, con un residuo de 0,26 mg por kg de fresa. Pero esta cantidad debe observarse en términos globales, pensando cuántos kilogramos de fresa pueden comerse cada primavera, que cada una de ellas puede llevar varios pesticidas y que no se sabe cómo interactúan entre ellos.

Además, se deben añadir los pesticidas de otros vegetales y productos cárnicos (según estos mismos datos, se encuentran residuos de pesticidas en el el 41% de los 1.316 productos vegetales testados. Y por último, la exposición a estos contaminantes hormonales presentes en plásticos, cosméticos, mobiliario, etc. Entonces, la suma sí es importante.

Los datos del AECOSAN son mucho mucho optimistas que los presentados en 2013 por la ONG francesa Générations Futures. Su estudio Expert II encontró que el 78% de las fresas tienen al menos un pesticida disruptor endocrino. (Link al estudio, en francés)

Existe alternativa

Por suerte, ya es posible comprar fresas sin esta carga química debido a que cada vez más agricultores, conscientes del peligro que corre su propia salud y la de sus consumidores, han optado por producir fresas de forma ecológica.

Desde Ecologistas en Acción, en la Semana sin Pesticidas, alertamos a nuestros dirigentes de la necesidad de tomar medidas para reducir la exposición de la población a pesticidas disruptores endocrinos. También, seguimos aconsejando la transición hacia una agricultura ecológica, con buenas condiciones laborales de los jornaleros y jornaleras y sin los graves impactos ambientales del cultivo intensivo.

Te invitamos a nuestra jornada divulgativa:

ssp16

Anuncios